Top Peliculas Series Próximos estrenos

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 6.0
Género:

Action/ Aventura

País: USA
Duración: 122 min.
Año: 2018
Director: Roar Uthaug
Reparto:
Alicia Vikander, Daniel Wu, Dominic West, Walton Goggins, Kristin Scott Thomas, Alexandre Willaume, Adrian Collins, Hannah John-Kamen, Nick Frost

Si hay alguna pelicula borrada o va a tirones cambia de servidor aqui abajo.

OK
Latino Opción 2 Opción 3 Opción 4 Opción 5 Trailer

Tomb Raider: Las aventuras de Lara Croft

Tomb Raider
Opciones de descarga Servidor Idioma Tamaño Contraseña
Descargar Utorrent Latino 1.89 GB
Descargar Mediafire Latino 1.89 GB cc
Descargar Mega Latino 1.89 GB
Descargar Openload Latino 1.3 GB

Lara Croft, la independiente hija de un excéntrico aventurero que desapareció cuando ella era apenas una adolescente, se ha convertido en una joven de 21 años sin ningún propósito en la vida. Se abre paso por las caóticas calles del East London, el barrio de moda, como mensajera en bicicleta, un trabajo que apenas le da para pagar el alquiler. Decidida a forjar su propio camino, se niega a tomar las riendas del imperio empresarial de su padre, con la misma firmeza que se niega a reconocer que él se ha ido para siempre. Un día Lara decide dejar atrás todo e ir en busca del último paradero conocido de su padre: una legendaria tumba en una isla mítica que podría estar en algún lugar de la costa de Japón… Nueva película basada en la saga de videojuegos “Tomb Raider”.

Critica:

Como diría el detective Mills en la inolvidable ‘Seven’: “Que alguien llame al Guiness, tenemos un récord”. La primera adapatción de un videojuego que a mí me funciona dentro de lo justito y bastante más de lo esperado, donde otras me han aburrido o aborrecido. Una genuina sorpresa. Un placer culpable aventurero, de calidad, con brío y clase. Infinitamente mejor que las dos infames incursiones de Angelina Jolie y hasta la Indiana Jones del 2008. Ni yo ni nadie esperaría aprobar a una película que desde sus anuncios parecía absurdamente mala y sin otro fin que posicionar a una ganadora del Oscar en una franquicia asalta carteras. Pero no.

Tras ‘Doom’, ‘Max Payne’, ‘Resident Evil’, ‘Wracraft’ y ‘Assasins Creed’ entre muchos otros pestiños o adaptaciones fallidas (ninguna hasta ahora se libró de “la maldición”), ‘Tomb Raider’ es la primera película basada en un videojuego que cumple y entretiene dentro de lo positivo. Una que muy seguramente conseguirá llenar cines y hacer que el público salga con una sonrisa. El mejor regalo cinematográfico que en lo personal podían hacerme a mí encima hoy, el día de mi cumpleaños.

Esta película es lo que es, no se traiciona a sí misma, ni engaña a nadie: una aventura tras otra con el único objetivo de mantenernos mirando expectantes. Mantiene su propia justicia diegética, tanto en lo visual como en lo narrativo. No es arte, no es lógica de manual encerrada en un guión de hierro -este libreto es más de paja-, aunque sí rompe los moldes y maldiciones de las adaptaciones de videojuegos. No es tampoco una película sobresaliente. Es decente, pero de los “mejores decentes” que se podían imaginar. Quien le pida más de la cuenta o una historia revolucionaria, que se haga a un lado.

Es una divertida y agradablemente excesiva película de acción tan comercial como espectacular protagonizada por una heroína que es precisamente la que eleva esta película y la hace funcionar. Con los saltos y acrobacias exageradas del videojuego (sobre todo del videojuego lanzado en el 2013), así como con desafíos que enganchan y una trama que no aburre para nada. Si a las grandes masas les molaron las de ‘A todo gas’ aún cuando se les iba la pinza -a mi varias me engancharon, pero ninguna me maravillaron-, ¿por qué se iban a atragantar con esta?

Por supuesto que el villano es mejorable, por ejemplo, así como que la película es en gran parte previsible y muy, muy fácil. El guión está lleno de “deus ex machinas” y de algunas que otras tonterías. Pero con el desastre que esto podría haber sido, así como teniendo en cuenta el deficiente nivel de los anteriores intentos cinematográficos, ‘Tomb Raider’ funciona como una considerablemente amena visita al cine. Una a la que el global de vivir su sensación me hace perdonarla buena parte de sus fallas.

Es bastante fiel a las raíces establecidas en el juego del 2013 pese a que varias de sus actualizaciones rompen bastante con la mitología establecida del personaje (una Croft millennial, reticente, de las rudas y sin muchos estudios, con su propia historía de orígenes presentada en el primer tercio de la cinta e intensificada en lo que queda de la misma). Aunque no estorban en exceso la caracterización y ayudan a imprimir su propio estilo, entregando un “Lara Begins” que engancha e interesa a propios y extraños. Eso es lo importante aquí.

Alicia Vikander es perfecta como Croft. Es sin dudas la mejor. A nivel físico, mental, acrobático y de estrategia. Es lo que los seguidores podían esperar y hasta más. Se nota que es una gran actriz y se la ve capaz de dotar de humanismo y un poco de profundidad a esta incarnación en el cine, cuando corría el riesgo de ser una heroína exagerada y unidimensional. La vemos tomar decisiones difíciles, dolerse, lanzarse a tope, ser vulnerada, ser golpeada, ver sus remordimientos, recuperarse y tomar el control de la situación. No sólo llega en un momento oportuno que demuestra el justo y necesitado empoderamiento femenino en una sociedad mayormente machista. Su interpretación por sí misma se revela como una de las grandes e imprescindibles sorpresas de la cinta. Ella es la principal razón por la que esta película de videojuego funciona, tal y como dije antes. Sin ella, esta película probablemente sería otro estrepitoso fracaso.

Junkie XL -o Tom Holkenborg- entrega otra potente banda sonora que acompaña muy bien a la cinta. La dirección y la fotografía cumplen de sobras. Los efectos especiales cantan algo, pero por lo demás se dejan ver bien -igual está hecho a propósito para preservar un estilo visual o gráfico fiel al videojuego-. El resto es ritmo, acción y resultona evasión. Una que acaba insinuando una secuela, acorde con los tiempos actuales que vivimos de franquicias y universos -precisamente esa cuña de conspiración del final es tan frustrante y previsible, como prometedora e interesante-. Si saben mantener y más aún mejorar el nivel, por mí que la hagan. Ya era hora de que alguien rompiese la maldición de las adaptaciones de los juegos a la gran pantalla. Y más que le hiciesen un mínimo de justicia a la mítica Lara Croft. Como diría su padre: “Cabeza alta, peque. Papá te quiere”. Y los espectadores como yo, seguro que también.