Top Peliculas Series Próximos estrenos DMCA
Thor: Ragnarok
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 6.5
Género:

Action/ Aventura/ Comedia/ Fantástico

País: USA
Duración: 130min
Año: 2017
Director: Taika Waititi
Reparto:
Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Cate Blanchett, Tessa Thompson, Mark Ruffalo, Idris Elba, Karl Urban, Jeff Goldblum, Anthony Hopkins, Benedict Cumberbatch, Rachel House, Sam Neill, Ray Stevenson, Tadanobu Asano, Stan Lee, Rob Mayes, Rachel House, Luke Hemsworth, Charlotte Nicdao, Matt Damon, Zachary Levi

Si hay alguna pelicula borrada o va a tirones cambia de servidor aqui abajo.

OK
Opción 1 Opción 2 Opción 3 Opción 4 Opción 5 Trailer

Thor: Ragnarok

Thor: Ragnarok
Opciones de descarga Servidor Idioma Tamaño Contraseña
Descargar Utorrent Latino 1.89 GB
Descargar Openload Latino 1.32 GB
Descargar Mediafire Latino 1.89 GB cc

Thor está preso al otro lado del universo sin su poderoso martillo y se enfrenta a una carrera contra el tiempo. Su objetivo es volver a Asgard y parar el Ragnarok porque significaría la destrucción de su planeta natal y el fin de la civilización Asgardiana a manos de una todopoderosa y nueva amenaza, la implacable Hela. Pero, primero deberá sobrevivir a una competición letal de gladiadores que lo enfrentará a su aliado y compañero en los Vengadores, ¡el Increíble Hulk!. Thor: Ragnarok

Critica:
Resulta bastante irónico que esta tercera parte de las aventuras en solitario del Dios del Trueno,
Thor, lleve la apostilla de “Ragnarok”, ya que según la mitología nórdica significa la batalla por el fin del mundo. O sea, el apocalipsis, que es precisamente lo que ha supuesto esta película: el final de una etapa y el (posible) comienzo de otra. Ya se acabó el personaje circunspecto, serio, reflexivo y profundo que estaba en las dos primeras partes. Ya se acabó Shakespeare y todo lo clásico, y ahora Thor ya se ha convertido directamente, en un muñeco de feria, una especie de bufón que en nada tiene que ver con el superhéroe de Marvel que era noble, aristocrático, grandioso o importante, creado por Stan Lee y Jack Kirby. Ahora todo está al servicio de la diversión, del espectáculo, del despelote: da igual que se mezcle mitología con tecnología, armas arcanas y runas nórdicas con naves espaciales, rayos láser y alienígenas. Hala, todo a la misma bolsa para crear un producto al nivel intelectual de escuela primaria.

Y eso que el preámbulo del film, esto es, el ataque de Hela -diosa de la muerta y hermana de Thor- a Asgard es de lo más sugerente (y aún más por ser la mutante Cate Blanchett), pero pronto nos damos cuenta que no es más que un pobre pretexto para mostrar más y más efectos especiales de colores chillones, explosiones, batallitas con millones de seres creados por ordenador -como pasaba en Los Vengadores, la Era de Ultrón-. Todo al servicio para crear el más liviano de los espectáculos, al gusto de los más pequeños, que son a la postre los que irán a los parques Disney para hacerse fotos con el actor disfrazado de Thor, comprarán los muñequitos de Thor (y de Hulk, y de Loki, de Hela, y de Valkiria…) y saltarán gritando con su refresco y palomitas cuando vean la película. Talmente así.

Porque en Disney se han dado cuenta cómo rentabilizar al máximo la franquicia que han comprado: adaptándola a su maquinaria de marketing y publicidad, y consiguiendo al público que llevan décadas explotando: los niños (a través de los padres, por supuesto). Por eso me resulta innoble que un director como Taika Waititi, que ha sido capaz de crear la genialidad de “Lo que hacemos en las sombras”, dándole una vuelta a toda la mitología de los vampiros con un sentido del humor cafre (y sangriento, claro…), quede reducido a un simple alquimista que tiene que operar con los ingredientes que Disney le ha puesto en la mano (y que sabe que funcionan para sus planes): A ver, un superhéroe no mola, mola un equipito (en este caso, Loki, Thor, Hulk y Valkiria, enfrentados con la mala, Hela); molan los seres extraterrestres (un mogollón de bichos de todo tipo, desde insectos a seres de piedra, como en Guardianes de la Galaxia); molan las naves espaciales, el universo y las armas tecnológicas; y claro,