Top Peliculas

La isla mínima
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 7,2
Género:

Intriga/ Thriller

País: España
Duración: 105 min.
Año: 2014
Director: Alberto Rodríguez
Reparto:
España, a comienzos de los años 80. Dos policías, ideológicamente opuestos, son enviados desde Madrid a un remoto pueblo del sur, situado en las marismas del Guadalquivir, para investigar la desaparición de dos chicas adolescentes. En una comunidad anclada en el pasado, tendrán que enfrentarse no sólo a un cruel asesino, sino también a sus propios fantasmas.
Castellano Trailer
loading...

La isla mínima

España, a comienzos de los años 80. Dos policías, ideológicamente opuestos, son enviados desde Madrid a un remoto pueblo del sur, situado en las marismas del Guadalquivir, para investigar la desaparición de dos chicas adolescentes. En una comunidad anclada en el pasado, tendrán que enfrentarse no sólo a un cruel asesino, sino también a sus propios fantasmas. La isla mínima

Critica:

El cine de género español lleva unos años en alza, y el thriller es uno de los más beneficiados de la nueva hornada de realizadores locales. Mientras que un porcentaje de estos nombres se han visto obligados a irse a trabajar al extranjero, con resultados desiguales en lo cualitativo pero ricos en lo económico (el caso más notorio, el de Jaume Collet-Serra y sus cintas con Liam Nesson), existe otro pequeño bloque de autores que sigue trabajando en el país: Cabezudo, con dos obras tan importantes como “La noche de los girasoles” y la miniserie “Crematorio”; Daniel Monzón, con “Celda 211” y “El Niño”; Enrique Urbizu con “No habrá paz para los malditos”; o Alberto Rodríguez, con su “Grupo 7” y ahora “La isla minima” confirman esta tendencia. Lo que sucede es que por fin se han plegado los bordes y si Cabezudo creó un modelo de calidad con “La noche de los girasoles” por fin ha llegado alguien a cogerle el testigo. Una cinta que además, al contrario de lo que ha ocurrido este año con “El Niño”, no se rinde al modelo norteamericano para construir su narración ni sus secuencias de acción. Funciona como una obra de aquí, y de ahora.

“Grupo 7” ya supuso un salto de gigante para Alberto Rodríguez, que demostró nervio y talento para moldear a los actores a su gusto y sacar lo mejor de ellos, convirtiendo a su reparto no en un fin sino en un medio para llegar a donde quería. Si aquel film estaba azotado por la furia, la agilidad y lo, digamos, visceral, aquí la cosa cambia. El registro es más pausado, los silencios ganan fuerza y el ritmo es acertadamente tranquilo. No es cine contemplativo, tampoco vamos a volvernos locos, es simplemente una cinta perfectamente comercial que conoce el lenguaje que utiliza y lo explota con inteligencia. La historia sigue básicamente a dos policías encargados de resolver un caso de desaparición de unas hermanas, pero como no podía ser de otra forma, la cosa se sale de ese perfil para apuntar más hacia lo verdaderamenet turbio.

La inteligencia que se demuestra desde el propio guión ya es digna de elogio, sin ningún remarcado -visual, hablado- a la hora de disponer las pistas, funcionando en la atención al detalle con total certeza. Lo mismo ocurre con la dirección: Rodríguez estructura la película como una investigación inicialmente en conjunto, luego en paralelo alternando personajes y la concluye de la mejor forma posible, incorporando ciertos planos aéreos que podrían funcionar como finales de un mismo capítulo. En cierto sentido se ve que aquí podría haber una serie con mucho más metraje, porque los personajes principales son interesantes, da gusto verlos (las interpretaciones son excelentes, aunque Antonio de la Torre está bastante desaprovechado) y se atreve incluso a cerrar subtramas de forma razonable. Se me ocurren muy pocos thrillers recientes, españoles, europeos o mundiales, lo mismo da, que funcionen en este aspecto a un nivel tan alto.

Si a todo lo anterior le sumamos que Rodríguez filma como quien respira, creando algunas secuencias memorables (cierta persecucion nocturna, la forma en que usa la lluvia, los campos y en general el paisaje, para reforzar la narración y no a modo de simple decorado) caeremos en la cuenta de que estamos ante una película magnífica. No es excelente, pero lo mismo da: ojalá hubiera thrillers de este nivel cada año en el cine español. Que la produzca Atresmedia tiene aún más gracia porque no suelen tirar por este registro, pero cuando han hecho algo bien, hay que reconocérselo. Por cierto, siento que tengo que decir algo porque se intentado buscar el quote fácil a través de ello y quiero que la gente no se lleve a engaño: esto no es “el True Detective español”. Si bien hay cosas que a un nivel muy superficial puede llevar a pensar en la serie de la HBO (secuestros, dos detectives, alguna situación, zonas pantanosas/lagos) es todo puro marketing. Etiquetas hechas para vender.

“La isla mínima” es, sencillamente, “La isla mínima”. Que no es poco. A ver lo que tardamos en ver un thriller así de bien facturado -y escrito, e interpretado- en nuestro país. Bastante, eso seguro. Y dicho todo lo anterior, y resumiendo: id a verla. Exige paciencia, pero la recompensa merece la pena. Los mejores thrillers son estos, de hecho. Dos joyas asiáticas como “Cure” o “Memories of Murder” pueden dar fé de ello.

¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"