Top Peliculas

Iron Sky
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Loading...

Calificacion 4,7
Género:

Ciencia ficcion/ Comedia

País: Finlandia
Duración: 93 min.
Año: 2012
Director: Timo Vuorensola
Reparto:
Julia Dietze, Christopher Kirby, Götz Otto, Tilo Prückner, Peta Sergeant, Stephanie Paul, Udo Kier, Kym Jackson, Yuki Iwamoto, George Koutros, Fang Yu, James Quinn
Castellano Trailer

Iron Sky

Iron Sky

Cuando las tropas de Hitler estaban a punto de ser vencidas, un programa secreto logró escapar al espacio, refugiándose en la Luna y generando allí una oculta base que fue preparándose para de nuevo intentar conquistar y dominar el mundo. Y ahora es el momento. Han construido toda una flota de platillos volantes con la intención de restaurar el Tercer Reich (ahora el Cuarto), pero ahora a escala más global.

Pero todo el plan se descubrirá antes de tiempo, cuando un astronauta, James (Christopher Kirby, ‘The Matrix Revolutions’), aterrice y se percate de lo que está ocurriendo. Aterrado frente a lo que pueda ocurrirle, se hará pasar por un actor de Hollywood. De todas formas, será el detonante de que todo explote, y los representantes de los nazis, viajen a la Tierra para imponer su voluntad. Saben que necesitan la tecnología terrícola para desarrollarse, y su misión será intentar presionar al pueblo norteamericano para que se pliegue a sus intereses. ¿Conseguirán los pérfidos nazis su misión?

Iron Sky

‘Iron Sky’ es una de esas películas que aspiran a erigirse en objetos de culto desde su tagline (su frase promocional), que en este caso anuncia una premisa argumental tan surrealista como hilarante: “Los nazis establecieron una base secreta en la luna en 1945, donde decidieron esconderse y planear su regreso al poder en 2018”. Y eso es sólo la mitad del pastel. Por un lado, tenemos a la tropa de nazis galácticos que llevan cincuenta años escondidos en “the dark side of the moon” (literalmente) y cuyo paradero es descubierto por un astronauta negro norteamericano. Pero es que, por el otro lado, tenemos a una Presidenta norteamericana, una doble de Sarah Palin, cuyo gran plan para ser reelegida consiste en desplegar en la Luna una pancarta con el lema “Yes, she can!”. No hace falta contar mucho más para que el lector se haga una idea del espíritu gamberro, el halo de serie Z y el humor cafre que alientan esta festiva sátira sobre el absurdo de la política mundial. Por momentos, parece que estemos ante una versión lisérgica o psicotrónica de ‘¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú’.

En la historia de la sátira cinematográfica, los nazis han recibido su merecido de las más diversas maneras. Fueron ridiculizados con elegancia por Ernst Lubitsch en ‘Ser o no ser’; los animadores de la Warner Bros se mofaron de ellos de lo lindo en cortos como ‘Scrap Happy Daffy’ o ‘Plane Daffy’; y para rematar el asunto, Quentin Tarantino tiroteó a Hitler de la mano de sus ‘Malditos bastardos’. ‘Iron Sky’ podría sumarse a esta lista, aunque el verdadero objetivo de esta farsa multigenérica son los aires imperialistas de la Norteamérica actual, presentada como el sumidero de una distopía en la que el populismo se ha consagrado como lenguaje universal (un poco a la manera de la ‘Idiocracy’ de Mike Judge). En el mejor giro argumental de la película, la Presidenta yanqui queda embriagada por la retórica demagógica de una ingenua portavoz nazi, que se convierte en la principal asesora de campaña de la trasunta de Palin.

Es ‘Iron Sky’ una película que pedalea a golpe de ingeniosos y epatantes gags, un método que conduce a un desequilibrio inherente: algunos chistes funcionan mejor que otros y, como suele ocurrir con las películas de Trey Parker y Matt Stone (los creadores de ‘South Park’), el filme funciona mejor como una suma de ganchos certeros —la fortaleza con forma de esvástica; la ‘Enterprise’ yanqui renombrada USS George W. Bush; o Udo Kier en la piel del Führer— que como un largo y equilibrado combate. En cierto sentido, ‘Iron Sky’ remite a otro filme de culto que consiguió aunar con mayor fortuna los códigos de la ciencia-ficción y la sátira política: ‘Southland Tales’, la película maldita de Richard Kelly, que sumaba a su cóctel de géneros unos toques de film noir, que aquí son sustituidos por elementos de la ficción histórica.

Por último, vale la pena apuntar que esta curiosa coproducción entre Finlandia, Alemania y Australia, dirigida por el finlandés Timo Vuorensola (especialista en parodias de Star Trek), parece la perfecta hija bastarda de una generación de creadores y espectadores que buscan en la parodia y el chiste grueso los argumentos de un culto audiovisual e internáutico instantáneo. En ese sentido, podríamos pensar en ‘Iron Sky’ como una obra que dialoga con la red de redes, como ya sucedió con ‘Serpientes en el avión’ (cuyo guión se adaptó a las peticiones de algunos internautas), y no debería extrañar demasiado que, según cuentan sus responsables, más del 10% de la financiación de la película se consiguiese a través de las donaciones de fans, que aparecen escrupulosamente listados en los títulos de crédito de la película. ¿El crowdfunding como una nueva forma de cine de culto?

¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"